Respecto de lo que es el tarot, cómo funciona y para qué sirve, existen tantas versiones como expertos en el tema hay. No obstante, existen algunos conceptos estandarizables para desentrañar ésta enigmática y controvertida práctica esotérica-adivinatoria.

 

El tarot es una baraja de cartas que, básicamente, permiten adivinar el futuro, aunque también le dicen al consultante aspectos sobre su pasado y su presente. 

¿Que es el Tarot?

En lo que respecta a la adivinación de los sucesos futuros, es importante tener en cuenta que, en mayor medida, es la persona misma quien labra su futuro, según los expertos.

El tarotista le proporciona ciertos parámetros mediante los cuales el consultante deberá, por ejemplo, adoptar algunas actitudes tendientes a evitar situaciones futuras indeseables.

Según las versiones históricas predominantes, las primeras manifestaciones de ésta práctica si dieron en el siglo XV en Italia.

En lo que no parece haber unanimidad, es sobre quién fue realmente su creador.

Siendo la creencia predominante que su aparición data de la Italia medioeval, se encuentran antecedentes en algunos juegos que se practicaban en Asia en el siglo XII.

Luego de aparecer en Italia, se difundió a Francia y más tarde por toda Europa. Lo que sí parece poco controvertible es que ésta práctica esotérica, está inspirada en religiones y filosofías muy antiguas, que se interesaban en las prácticas adivinatorias.

La baraja está conformado por 78 cartas divididas en “Los Arcanos Mayores” y Los “Arcanos Menores”. La expresión “Arcano” significa secreto o misterio.

Su lectura se puede hacer con sólo los Arcanos Mayores o combinando estos con los Arcanos Menores.

Los Mayores están contenidos en 22 cartas y se denominan “triunfos”, en los que se representan el universo desde su creación y el mundo terrenal, espiritual y anímico.

Representan, en su conjunto, al universo y se dividen en tres grupos: las cartas del conocimiento, las de la acción y las de la emoción.

Los Arcanos Menores están comprendidos en las restantes 56 cartas del total de 78 que componen la baraja.

 

Las cartas están divididas en 4 palos de 14 cartas. Estas se encuentran numeradas de uno al diez comprendiendo, en una categoría, al “Rey”, la “Reina”, la “Sota” y el “Caballo” y, en la otra categoría, están los 4 palos que son las “espadas”, los “bastos”, las “copas” y los “oros”.