Puede que hayas acudido mas veces a un gabinete profesional para una lectura de cartas o bien que esta sea la primera vez que lo vas a hacer.

 

En primer lugar nos podemos preguntar para que acudimos a una lectura de tarot.

¿Sientes curiosidad, alarma, temor, entusiasmo, dudas? Tal vez deseas prepararte para lo inesperado que puede acontecer en tu vida, necesitas posiblemente respuesta a una pregunta, o simplemente necesitas que de alguna forma te confirmen lo que ya sabes.

Existen muchas motivaciones para que recurras a esta consulta, la primera de todas es que la necesitas para poder tomar conciencia de tu situación personal y en el está la esperanza de saber que tu vida puede mejorar.

Confía en las cartas como tus guías personales, el profesional del tarot que se encargará de la lectura de tus cartas es un compañero de camino, esa persona está para ayudarte, dedica su vida a esto, a poner en juego su videncia.

Una videncia que en muchos casos es un don natural (por ejemplo la vidente online Esperanza), su interpretación, sus sentidos, su estudio de la cartomancia para darte la lectura y las respuestas más completas que le estás pidiendo.

Aprenderás que eres capaz de controlar tu vida

Muchas veces alguien me pregunta como realizo una lectura de tarot, como me preparo.

Bien te contacte algunas cosas, así es posible que nos conozcamos mejor, aunque ya sabes que cada uno de nosotros tiene su forma especial de sentir y amar las cartas.

"Yo siempre tengo mis cartas dentro de su caja, dentro de un saquito de terciopelo de color granate (color que potencia su fuerza y las protege), de esta forma están protegidas de la energía psíquica negativa y del daño que puedan originar los elementos de su alrededor."

Cuando me preparo para una lectura de cartas, siempre he estado meditando anteriormente y he dado gracias por todo lo maravilloso que hay en mi vida. Siempre quemo incienso.

El incienso purifica el espacio personal, y permite que la posible energía negativa que haya se disipe y permite la circulación de la energía buena y la trasmisión de la lectura de las cartas.

En algunas ocasiones también prendo una vela, generalmente blanca, auspiciando de esa forma a todos los maestros espirituales bondadosos, que se que me acompañarán en este trabajo.

Cuando la persona que me consulta se pone en contacto conmigo, siempre la visualizo, escucho su voz y eso me permite conectarme con ella, pongo mis manos sobre las cartas y trasmito la energía del consultante, permito que las cartas estén dispuestas a trabajar para esa persona.

 

Siempre barajo las cartas mientras hablo contigo, de esta manera las cartas sienten tu energía y conocen la pregunta que estás formulando.

Aunque te pueda resultar curioso, puede que realices una preguntas sobre tus finanzas y esté mezclada con tus relaciones, ten en cuenta que todo está interrelacionado.

Esa persona que te hará una entrevista puede que sea tu nuevo amor ¿quien sabe? ¿estás preparado para ello?.

La mejor forma de elegir una carta es abrirlas en abanico y colocarlas sobre el tapete, luego permito a mis manos que tomen las cartas que quieren hablar, contigo y conmigo, son tus respuestas.

Puedes realizar una consulta breve unicamente para saber como irá tu dia o bien puedes formular una pregunta específica, sobre un tema a tratar.

Tu eliges. Si quieres conocer todo sobre tu vida en general te recomiendo la Tirada Gitana, toca todos los aspectos de tu vida, amor, dinero, trabajo, familia, salud, crecimiento personal.

La tirada básica, que se centra en una pregunta específica, es la tirada más utilizada, ya que generalmente dentro de nuestras preguntas, siempre hay una que es la que más nos importa.

En esta consulta se deja al libre albedrío del tarotista la cantidad de cartas a utilizar y de qué forma hacerlo, lo que hace de ella una de las consultas más completas que existen.

La consulta tratará sobre una una cuestión específica, en el conjunto de cartas a utilizar se mostrará pasado, presente y futuro, así como una carta especial sobre la pregunta, que define la base sobre la que hay que actuar o bien lo que marca específicamente la respuesta de la consulta.